cuentos de terror

Cuentos de Terror


Cuentos de terror: El fantasma de Barranquilla

Entre los cuentos de terror que nos han llegado, este es uno de los más interesantes. En parte por la cercanía, ya que nos ha llegado de un familiar que vivió esta historia en primera persona y por tanto se trata de una historia real. En segundo lugar por lo aterrador de la historia en si. Utilizaremos seudónimos para no dar pistas sobre las personas que intervienen en los hechos.

El mes de febrero de hace dos años conseguí reunir la suficiente cantidad de dinero para poder darme el lujo de hacer una visita de un mes a mi ciudad natal, Barranquilla. Solicité mi mes de vacaciones en mi trabajo de camarero en Madrid y me fui a mi ciudad natal para poder disfrutar de las fiestas de carnavales.

Allí me hospedé en casa de una amigo que vive en una zona comercial más céntrica que la casa de mi familia. Así que aproveché la ocasión que me brindó este buen amigo para poder estar más cerca de la fiesta de carnavales.

Juancho, me ofreció una habitación bien grande para alojarme así que me instalé ahí con mis maletas tras pasar un par de días en casa de mi madre.

Durante las tres primera noches de mi estancia en casa de mi amigo note como llamaban a la puerta de mi habitación al rededor de las 4 de la madrugada. Las únicas personas que dormíamos en aquel piso eramos yo y mi amigo y nadie más tenía acceso a la vivienda. De cualquier modo lo achaqué a un trastorno del sueño o cansancio debido al largo viaje que tuve que hacer en avión desde Madrid. Pensé que quizás podía ser un mal sueño.

Al cuarto día, mi amigo Juancho y yo bajamos al bar de enfrente del edificio en el que estábamos para tomar algo. Allí nos encontramos con Jorge, un amigo en común que se alegró mucho de volverme a encontrar en la ciudad. Este se sintió intrigado por que sobre la ventana de la habitación donde yo dormía había visto las noches anteriores como la sombra de una persona.

Juancho y yo nos echamos a reír a carcajada limpia cuando de repente me giré y vi la sombra de la que Jorge nos estaba hablando. Acto seguido llamé la atención de mis amigos que pudieron ver como la sobra de la persona desaparecía de la ventana.

Aquella misma noche me mudé de esa habitación al salón. Ya no podía dormir ahí. A mi nunca me había pasado nada parecido antes y no creía en estas cosas, pero estaba aterrado.

Durante las tres siguientes noches dio la casualidad que la luz del salón se dañaba minutos antes de acostarme así que no podía quedarme un rato a leer como suelo hacer.

Juancho llamó a una amiga que es bruja, por que el si que es muy creyente, tanto en Dios como en los fenómenos paranormales. La bruja a la que llaman “La Pantera” entró en la habitación y tras pasar unas horas allí dijo haber contactado con una mujer que había muerto en aquella habitación y que al parecer me hacía el amor cada noche que yo dormía allí.

No se si la historia de la Pantera es cierta, pero lo que si que se es que allí había alguien, un espíritu, un ser extraño, algo que me estaba acosando y que no me dejaba dormir. Desde entonces, a casa de mi amigo Juancho, sólo he ido de visita.

La mansión de los Morck

Es medianoche del 3 de abril de 2012 y por fin saco fuerzas para curiosear dentro de una casa abandonada que está a dos manzanas de la mía y que llevo meses queriendo inspeccionar.

La mansión de los Morck en la ciudad de San Antonio, Texas es un edificio abandonado que perteneció a una familia adinerada de principios de los 70 y cuyos miembros murieron en extrañas circunstancias ya que el padre de la familia se volvió loco.

Entre mi equipaje llevaba una buena linterna, buen calzado y una cámara de video que no tuve tiempo ni de encender, asombrado por los acontecimientos que pasaron durante mi visita.

La puerta de atrás estaba abierta, así que entré sigilosamente sin hacer ningún ruido que pudiera llamar la atención de los vecinos. La casa era toda de madera y frente a la puerta principal hallé unas escaleras que me llevaron a las dependencias principales, 4 habitaciones grandes donde dormía la familia.

Cada vez que daba un paso lo hacía con cautela, la madera crujiente de las escaleras podía delatarme si es que había alguien más allí dentro. Mi temor real era despertar la atención de los espíritus de los miembros de la familia, si es que allí permanecían.

En la primera habitación, que parecía pertenecer a una niña me encontré con la primera sorpresa, en la pared había un poster actual aunque algo estropeado que recordaba a los juegos de Bob Esponja que tenía en mi computador.

Me dirigí a la habitación de matrimonio y en la pared vi que habían manchas de sangre por todos los lados, aun que las manchas eran viejas, la casa todavía desprendía ese olor que emite la sangre a hierro oxidado.

Mientras estaba en esa habitación escuche un fuerte golpe en el piso de abajo, era la puerta principal, la misma que estaba cerrada, se había abierto y cerrado tan fuerte que la reja central de la puerta se había caído al suelo. Salté por la ventana de la habitación de matrimonio hacia el jardín.

Al día siguiente tuve que ir al médico donde me diagnosticaron un esguince en el tobillo, jamás volví a visitar la vivienda, pasé tanto miedo que nunca más volveré a hacer nada parecido en soledad.

Terror abordo del Titanic

La semana pasada se cumplieron 100 años del hundimiento del Titanic y prácticamente todo el mundo se unió a dicha celebración. En China se estrenó la película la versión de Titanic de James Cameron que llegó a las grandes pantallas por primera vez en 3D arrasando en las salas de cine chinas.

Las televisiones de todo el mundo emitieron documentales y varias versiones cinematográficas sobre el hundimiento de este y otros cruceros convirtiendo la celebración en una gran Titanic Manía. Nosotros no hemos querido ser menos, y aun que la semana pasada no tuvimos tiempo, hoy publicamos una historia de terror que tuvo lugar a bordo del barco y que un usuario nos remitió hace algunas semanas.

A las 23:40 del 14 de abril de 1912, el buque chocó con un iceberg al sur de las costas de Terranova, y se hundió a las 2:20 de la mañana del 15 de abril. El siniestro se saldó con la muerte de 1.517 personas, y en esa época se convirtió en el peor desastre marítimo en tiempo de paz.

Horas antes de su hundimiento, en uno de los lujosos camarotes del crucero una sirvienta comunicó a sus empleadores que había visto la imagen de una momia en el espejo de su camarote. La sirviente de nombre Elena entró en plena histeria y empezó a alertar a sus jefes de que el barco podría hundirse y que todos morirían dentro de el.

El comportamiento de Elena, fue tan alarmante que la pareja de recién casados que contrató sus servicios le ofreció un tranquilizante y la encerró en su camarote.

Horas después Elena tuvo que ser despertada y reanimada para poder salvar su vida. Afortunadamente tanto la pareja como la sirvienta consiguieron subirse en un bote y salvar sus vidas.

La historia no ha podido ser confirmada, a pesar de que hay rumores de que en el barco viajaba una momia egipcia y de que el accidente podría ser una maldición, les dejamos con un video sobre la momia:


Whole Blogs